Tuesday, October 01, 2019

CODE VEIN - REVIEW: Más que un souls like, un souls light


De la manos de Bandai Namco y Shift, creadores de la serie de juegos God Eater, llega un RPG de acción del estilo “Soulsborne”.

En abril de 2017, la gente de Bandai Namco anunció este título, prometiendo un juego estilo Dark Souls pero con una impronta estilo anime, creado por Shift, la gente que desarrolló los juegos de God Eater, lo cual entusiasmó mucho tanto a fans de esa franquicia, así como a los aficionados a los juegos más populares que editó From Software durante esta década, es decir, la trilogía de Dark Souls y Bloodborne.
Originalmente, el juego estaba pautado para ser lanzado a mediados de 2018, sin embargo, hubieron retrasos y ausencia de noticias durante varios meses, hasta que finalmente se anunció la tan pedida fecha de lanzamiento, el 27 de Septiembre de 2019.



Hace unos meses, el director del juego, el señor Hiroshi Yoshimura, respondió a algunas críticas que le hacían respecto a que el juego iba a ser demasiado parecido a Dark Souls, a lo que el aclaró que este juego iba a ser distinto porque los personajes iban a ser vampiros. Claramente, esa nimiedad respecto a la historia de este videojuego no cambia el hecho de que a nivel técnico, mecánicas, mapeado y demás características, estamos ante un clon descarado de Dark Souls combinado con Bloodborne.

Pero, ¿eso es necesariamente algo negativo?

No me considero un experto en la saga souls, pero sí he pasado muchas horas recorriendo las tierras de Boletaria, Lordran, Drangleic, Lothric y Yharnam, y aunque me trabe en algunas partes, no sea el mejor en armar builds y sus historias siempre me dejan rascándome la cabeza, son juegos que disfruto muchísimo desde que conocí la saga en 2016 con Dark Souls 3, entonces, quizá al ser un fan “joven” de la franquicia, lejos de molestarme que haya un juego que busque emular el estilo de From Software, en realidad me hypeó desde el día que lo anunciaron, hace como dos años y medio. Pero no es simplemente un clon, o una copia mal hecha. Estamos ante un juego que si bien no es original en cuanto a su género, es suficientemente adictivo como para que cuando te quieras acordar ya pasaste casi 20 horas recorriendo este mundo post-apocalíptico, en donde transcurre esta historia.



En Code Vein somos un “Renacido”, una persona que murió pero volvió a la vida al mejor estilo Nosferatu, o un “no-muerto”, pero así se le dice al héroe de Dark Souls, así que se le tuvo que poner “renacido”. Estos renacidos tienen sed de sangre como los vampiros, y para sobrevivir tienen dos opciones, beber la sangre de humanos o recurrir a las fuentes de sangre, que emiten una especie de fruto que alimenta del mismo modo que la sangre normal. De este modo no necesitan matar personas para sobrevivir, y por otro lado, no corren tanto riesgo de sobredosis, lo cual les termina causando un Frenesí, convirtiéndolos en seres sin conciencia, o sea se vuelven malos y salvajes, igualitos que los “Huecos” en Dark Souls.

A nuestro personaje principal lo podemos diseñar de cero en un editor de personaje muy completo, y despierta sin recuerdos en medio de un mundo post-apocalíptico, que mezcla Mad Max con elementos de sci-fi super tecnológico, y vamos acompañados por la misteriosa IO, una joven mujer con pechos muy grandes, que tampoco tiene recuerdos, pero sabe que su destino es acompañarnos en este viaje.

Al comienzo del juego, somos secuestrados por una tribu de renacidos esclavistas al mejor estilo Mad Max, que nos obligan a salir en busca de fuentes de sangre para su base, pero en esa primera misión que funciona como tutorial, conocemos a Louis, quien lidera un grupo de renacidos llamado Cerberus, que son más bien civilizados, que buscan las fuentes de sangre para cortar con la peste de la “Miasma”, que es un tóxico que hay en el aire, generado por “La Reina”, una renacida que de tanta sangre, se intoxicó a un nivel tal que se convirtió en un ser increíblemente poderoso, con una sed insaciable.


La base es nuestro santuario,
tan cómodo que hasta baños termales tiene
La Base de operaciones funciona como el Santuario de Enlace de Fuego, o el Sueño del Cazador, es donde interactuamos con nuestros compañeros, ahí está Louis, IO, y los guerreros que forman parte de su escuadrón, Yakumo, el mejor amigo de Louis, y poderoso guerrero. Murasame, quien oficia de herrero. Coco, una rubia semidesnuda con tetas enormes, pero que es solo un mercader. También está Davis, un veterano que se dedica a investigar unos niveles misteriosos llamados “las profundidades”.  Dentro de la base, hay unas termas, sí, aguas termales donde te podés ir a meter un ratito, porque sí, porque había que meter personajes femeninos en toalla, así que sin ningún sentido ni razón aparente, hay un coso de aguas termales en la base de Cerbero.

Dificultad y frustración:
El juego es muy entretenido, y si son aficionados a Dark Souls se van a enganchar enseguida, aunque los más puristas quizá no aprecien demasiado las facilidades que este juego le da al jugador, ya que este título es muchísimo más “amigable” con el usuario no tan “pro” que los de la franquicia de Miyazaki-sensei. Desde el vamos, tenemos un extenso tutorial, el cual podemos volver a acceder desde cualquier Muérdago (nuestro checkpoint, ósea hoguera), y muchísimas cinemáticas con diálogos, donde nos ponen en contexto del mundo en que nos encontramos y sus personajes, contrariamente a Soulsborne, donde simplemente te sueltan en un mundo con apenas de tutorial, casi nada de historia, y arréglate. Pueden pasarse los juegos completos y jamás saber de qué se trata el juego. Acá no, en Code Vein conocemos bien a los personajes, y vamos recolectando Vestigios, que son recuerdos de los renacidos, y de ese modo vamos recuperando partes de la historia de cada uno, lo cual mejora ciertas habilidades y hace que los conozcamos mejor.

Nada como ir juntos a la par:
En Code Vein tenemos la opción de ir todo el juego acompañados por un personaje del grupo de Louis, que nos ayuda a matar enemigos. Por supuesto esto último es opcional, y los valientes machos pecho peludo, lomo plateado, verga chueca podrán seguir sintiéndose muy varoniles por pasarse el Dark Souls sin compañero, sin armadura, sin frascos estus y sin jamás  cometer el acto más indigno, que es el invocar a. Por mi parte, me gusta ir acompañado en esta clase de juegos, lo tomo como un acompañante terapéutico para mis trastornos de ansiedad, una ansiedad que alcanza picos muy altos durante estas aventuras. También, porque como diría Guillermo Francella, soy muy cagón, y me da muy mal rollo el terror en los videojuegos. Así que el poder tener un compañero que te de una mano en las peleas y a su vez sirva de apoyo moral me parece excelente y que le suma una dinámica más al juego, sin tener que depender de las señales de invocación. Por supuesto que tu compañero puede ser un ser humano en el modo online, y acompañarte en modo cooperativo, así como también se puede invadir otros mundos para robarle bruma a otros jugadores.



Enemigos y jefazos:
Los enemigos funcionan bien en cuanto a inteligencia artificial, y tienen sets de movimientos muy buenos, algunos de ellos pueden ser muy duros de matar, sin embargo, por momentos peca de ese error tan criticado de Dark Souls 2, en donde no supieron emular bien la distribución de los enemigos, y simplemente pensaron “cuantos más te ataquen, más fácil vas a morir”, y eso más que difícil, se vuelve por momentos medio injusto, sobre todo durante las oleadas de invasiones, en la cual te salen tres tipos distintos de enemigo repetidos varias veces cada uno, y te spamean sin parar, volviendo este momento en algo mucho más complicado de pasar que una batalla contra un jefe, los cuales no presentan demasiada dificultad, sobre todo si te acompaña un renacido de tu grupo. Los diseños de los jefes son el colmo del cliché estilo anime. Está la mujer mariposa, el poseído, el lobizón, incluso hay uno que es idéntico al Eva 01 sin armadura, y una que es idéntica a Hatsune Miku, pero mal.

Me parece que SEGA va a demandar a alguien...
De regreso a la base, y si hablamos con Davis, hay unos sub-niveles llamados “Las Profundidades”, que son el equivalente a los cálices en Bloodborne, son niveles cortos que sirven para farmear tanto armas como ítems de mejora y conseguir  “bruma”, que son las almas ó ecos de sangre, puntos que se usan para comprar cosas y/o subir de nivel. El primer nivel de profundidades lo pudimos testear hace poco en la demo gratuita del juego, donde nos enfrentábamos al terrible Caballero de la Reina, pueden verme putear en todos los idiomas intentando matarlo en este video
Estamos ante un Soulslike estilo anime, así que los fans de From Software y fans del anime podrán pasarla más que bien combinando todas las builds (que no son pocas) con todas las armas, aprendiendo distintos “dones” que te mejoran los stats según el mapa en que te encuentres.

Lo malo:
Si tengo que criticar algo de este juego es la paupérrima calidad gráfica a nivel diseños y texturas. Es exactamente igual que God Eater, y por lo tanto, parece un juego de Playstation 3, no está al nivel de ningún triple A de fin de década, y eso sin duda le resta puntos. Pude jugar a la versión de PC con todo puesto en Ultra, y aún así hay pixeles y texturas que no cargan bien, lo cual es una vergüenza, más cuando se demoraron como dos años y medio desde su anuncio en lanzarlo a la venta, y más habiendo otros Soulslike como Lords of the Fallen o los dos The Surge, que ya tienen un par de años y sin embargo poseen una calidad gráfica notable.



Y no conforme con ser gráficamente pobre, por momentos es incluso burdo, como por ejemplo el nivel “la Catedral de la sangre sagrada”, que es un templo de “estilo gótico” erigido sobre las ruinas de la civilización, es una vil copia de Anor Londo, pero mal hecha. Es simplemente un montón de pasadizos puestos a modo laberinto, con torres suspendidas en el aire y al cual le quisieron dar un aspecto gótico, pero sin nada de todo el laburo de investigación y lógica arquitectónica que tiene la icónica ciudad de los Dioses, porque el resultado en Code Vein es simplemente un laberinto interminable suspendido en el aire por alguna extraña razón, que nada que ver tiene con una iglesia gótica ni por asomo. Lamentablemente, el punto más flojo de Code Vein, junto con la calidad de los gráficos, es el diseño artístico de los escenarios. Hicieron una ensalada extraña de Mad Max, God Eater y Bloodborne, y el resultado deja un poco que desear.

Aún así, si lo que disfrutas más es la aventura y el género en sí, como las interacciones entre personajes y su acción, van a pasarla tan bien como yo.

Code Vein está disponible en PS4, XBOX One y Steam. Por el momento no tenemos ningún indicio de que el juego sea lanzado para la consola Nintendo Switch.

Por Pablo Arcadia

No comments: